No te ahogues en la transición

En vacaciones todos nos reinventamos. Dejaríamos la ciudad para irnos a vivir a una isla. Estudiaríamos otra carrera. Plantaríamos el trabajo para escribir «la» novela…

¿Cómo encaramos el regreso? Los días se acortan. Atrás quedan las playas, las siestas, los países exóticos y las noches de verbena, las comidas al aire libre y los paseos por el campo. Toca volver a teclear. El regreso al trabajo no se vive como una transición, sino como una ruptura: dejamos atrás una situación placentera y dichosa para entrar en un entorno hipercompetitivo e hiperconectado. El resultado es una caída en picado de los niveles de energía. Y sin energía no hay visibilidad porque la visibilidad cuesta.

Yo pasé parte de mis vacFlotadoresaciones en la Fiesta Mayor de mi barrio. Mi calle es una de las que cada año compite por el premio a la mejor decoración. Este año la adornamos simulando unos baños de los años treinta, con sus casetas, su barco de vela, … y sus flotadores.

Se me ocurrió que necesitamos un flotador para no  ahogarnos al regreso. ¿Cómo podemos realizar la transición con buen ánimo?

Transformando el deseo en decisión. Los deseos son anhelos. Las decisiones son posibilidades.    Los anhelos son ligeros y se esfuman cuando los contrastamos con la cotidianidad, pero las posibilidades pesan, porque decidimos que pesen.

¿Qué posibilidad vislumbraste en vacaciones que te gustaría explorar?  Si anhelas escribir una novela, agárrate a la posibilidad de escribir. Decide escribir. Eso no requiere un cambio inmediato de trabajo. No requiere una inversión. Requiere escribir.  Si quieres ampliar tu cartera de clientes y para eso necesitas mayor presencia en redes, puedes formarte. Investigar.  Ver qué te ofrece cada plataforma.

Empieza. Una frase. Y mañana otra. Un tuit. Y mañana otro. Le dedicas veinte minutos. Y mañana otros veinte. En un mes tienes el hábito creado.

Agárrate a la posibilidad para encarar la transición con ganas. Escoge una de las que sembraste en vacaciones: la más factible o la más ambiciosa, la más cara… la que tú quieras. Como siempre, gracias por compartir esta nota en tus redes o dar tu opinión en los comentarios a pie de post.

En las fotos ves la construcción de los flotadores para adornar nuestra calle y el resultado final (por cortesía de la organización).FM 2014

PD: Gracias a «La Vanguardia» por referenciarme al hablar de identidad profesional y a  «El Periódico» por pedirme opinión sobre el caso de las fotos robadas.

 

 

 

 

Suscríbete y haz que tu talento sea más visible.

2 comentarios en “No te ahogues en la transición”

  1. Hola Neus,

    que tal? yo he decidido hacer un cambio. Este cambio ya lo venía cocinando antes del verano y se ha concretado en verano.
    No es que abandone el que ya tenía, sino que este está mejor enfocado. Verano es una excelente época para planificar cosas y una de ellas ha sido crear el blog con el que he indicado la url. Y ese ha sido, es, mi flotador para no hacer glu, glu.

    Me pasé por las Fiestas, pero justo una tarde antes de que empezarán, así que estaba todo todavía manga por hombro y a medio preparar.

    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *