JRR Tolkien y la uña del pie del hobbit

Esta es una historia sobre El Señor de los Anillos y su autor.

En 2018 la Biblioteca Bodleiana de Oxford organizó la primera exposición en veintiséis años dedicada a la obra de JRR Tolkien. La universidad custodia una amplia documentación, con textos originales, dibujos, imágenes, vocabularios y resúmenes, que el autor creó para construir la Trilogía del Anillo, uno de los mayores mundos imaginarios jamás ideados, quizás el mayor, con su geografía y su historia, sus razas, sus idiomas…  La documentación custodiada en Oxford llena quinientas cajas. En definitiva, construir la Tierra Media es una tarea que parecería no tener fin.

Entre los dibujos que se mostraban en la exposición se encuentra uno cedido por la Universidad Marquette y titulado “Las medidas del Hobbit”. JRR Tolkien calculó cuánto mide la uña del pie del hobbit: 1,3 centímetros. A partir de aquí, el autor extrapoló el tamaño del pie peludo que tan gráficamente hemos visto en películas y series. Esta cifra le permitió a su vez calcular la amplitud de una zancada. Y gracias a este dato estimó qué distancia puede recorrer un hobbit en un día.

Precisamente la Universidad Marquette acoge en estos momentos la exposición JRR Tolkien: The Art of The Manuscript. La página web que la presenta incluye una intervención en vídeo de Simon Tolkien, nieto del autor y responsable de su legado, en la que expone un dato emocionante:  JRR Tolkien dedicó doce años a escribir El señor de los anillos. Doce años, sin contrato firmado y sin ninguna garantía de que la obra se publicase. Hay mucha convicción detrás de este empeño.

Y se me ocurre, en esta jornada en que ya refresca y queda claro ha entrado un nuevo otoño, que podríamos comenzar nuestros grandes planes resolviendo en primer lugar la pregunta más básica, para poder -a partir de la respuesta- extrapolar y avanzar con confianza. Para mí esa pregunta siempre es el propósito, el «para qué» de la acción que me planteo. De ahí se derivarán, una tras de otra, las acciones que tengo que realizar. Podríamos decir entonces que el gran plan comienza por la uña del pie.

La ilustración que acompaña esta entrada es de JRR Tolkien para El Hobbit: «Bilbo comes to the Huts of the Raft-elves» (1937).

Suscríbete y haz que tu talento sea más visible.

4 comentarios en “JRR Tolkien y la uña del pie del hobbit”

  1. Feliz retorno veraniego, Neus.
    Este verano preferí no hacer planes, marqué un paréntesis por cuestiones personales. Sin embargo sí reconozco que suelo incurrir en parálisis por análisis, vamos que le doy demasiadas vueltas a la cabeza y eso termina por no conducirme a nada. Me quedo con tu pregunta, tu «¿para qué?» tal vez sea la mejor forma para conducirse a un lugar adecuado. Uñas, pasos, distancia, camino.
    Mis mejores deseos para tus presentaciones (aunque seguro que van a ser un éxito). Abrazos y besos apretados.

  2. ¡Mis felicitaciones Neus por tu novela!

    La metáfora de la uña es sugestiva como punto de partida.

    Sin embargo, la documentación de dibujos, imágenes y documentación de la trilogía del Anillo, es obra de un colectivo de especialistas apoyada por una organización con fuertes apoyos económicos que los patrocina. Es una operación comercial de gran respiro, donde las finanzas son guiadas no por artistas sino por expertos economistas.

    En lo personal, los planes de Escritura los manejo como el dinero, en modo diversificado, para evitar que si algo sale mal, se desvanezcan. Estos planes, además, conviven con otros.

    En días alternos me ocupo de ellos, sin descuidarlos pero sin depender demasiado.

    Es una estrategia para mantener el equilibrio, preservando la mente para generar nuevas ideas y mantenerme optimista.

    Un abrazo

    Ana María

    1. Hola, Ana María. Hasta donde yo sé, toda la documentación del Anillo la creó su autor, JRR Tolkien. Es cierto que su conservación y catalogación está en manos de expertos y que los fondos preservados se distribuyen entre la Universidad de Oxford y la U. Marquette. Seguro que su mantenimiento es costoso. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.