Lo que ahora mismo me preocupa

Hace ahora un año me invitaron a participar en la fase beta de una aplicación de Inteligencia artificial diseñada específicamente para escritores. Entré en la plataforma y salí exactamente a los 7 minutos: los que tardé en darme cuenta de que me habían sustituido. La plataforma podía escribir textos complejos. No podía escribir como yo, o no todavía, pero era muy potente.

Con el tiempo he matizado la reacción. Tengo la suerte de dirigir Codi creatiu, un taller de escritura e IA que me permite entender algo mejor cómo funcionan las IAs, más allá del ji-ji-ja-ja nervioso que nos da la primera vez que usamos ChatGPT, pongamos por caso. En el taller, auspiciado por UPCArts, participan profesores, personal y estudiantes de la Universitat Politècnica de Catalunya: su mirada como ingenieros, arquitectos y matemáticos me es muy útil para situarme.

Todo esto para definir qué me preocupa. Me preocupa cómo integramos la IA en nuestra vida. Cómo evoluciona mi oficio de escritora. Y sobre todo me preocupa un tema al que se refería el analista Seth Godin hace poco: la ubicuidad. No somos en absoluto conscientes de que la cosecha permanente de datos personales que nos definen, anticipan nuestros deseos y emulan el modo como nos comunicamos, ya es un hecho.

La IA no se va a ir salvo que se vaya la electricidad y toca buscar una alternativa que nos permita usarla en positivo. Eso es lo que ahora me preocupa.

Me encantaría saber qué te preocupa a ti: la IA, los salarios en tu sector, la productividad, el futuro de los libros… Cuéntamelo en los comentarios.

El próximo fin de semana estaré en las Jornadas de novela histórica de Benetússer, en Valencia. Allí nos vemos y aquí nos leemos.

Suscríbete y haz que tu talento sea más visible.

Lo que ahora mismo me preocupa Leer más »